domingo, 21 de agosto de 2011

Estoy pensando en... (4)


Admítelo

Es imposible. Simplemente imposible.
Gravedad, límite, vida... estas son cadenas imposibles de romper. Todas las aves, aun con las alas más hermosos y ligeras, volverás a la tierra algún día. Todo tiene su final, porque la libertad llamada eternidad no existe.
Admítelo, y admite que todavía con estas cadenas, podemos ser libres.
¿Por que no llevarlas con nosotros al cielo y crear con ellas una hermosa melodía? Las cadenas son seguridad, son hogar y son cariño. Son pesadas porque están formadas por eslabones de responsabilidad.
¿Eres libre de matar a otros? ¿Eres libre de contarle las alas a otros? Por supuesto que no. ¿Crees que el camino de la libertad, solo porque vuelas en el cielo y no caminas por la tierra, no tiene ninguna piedra o tropiezo? Por supuesto que no. Todavía la libertad puede herirte.
Admítelo… y abras abierto tus alas al cielo...