miércoles, 25 de julio de 2012

"La Sexta Palabra: Melancolía"

Tic, tac. Tic, tac. Tic, tac.
Con un golpe más fuerte el reloj marcó la 1:05 de la madrugada del día de navidad. Marcó un año de insomnio.
El cielo le parecía exactamente el mismo: oscuro y profundo como la boca del lobo, sin estrellas ni nubes, y sin la luna. Le recordaba a ella misma, sin sonrisas ni lágrimas desde que él no estaba.
Si las noches eran lo mejor a su lado, cálidas y reconfortantes, ahora siempre parecía presente un viento gélido que la entumía. Y se lo dijo, se lo confesó como cualquier cosa.
-Yo… ¿sabes? Yo le tenía miedo a la noche, porque de joven escuchaba a mi madre lanzar alaridos cuando mi padre la tomaba a la fuerza. Pero desde que estoy contigo he tenido el mejor sueño de toda mi vida.
Ahora… Ahora…
No importaba lo que hiciera, todos los medicamentos que tomara o con quien estuviera, los gritos no se callaban, porque ya no eran solo los de su madre, eran los suyos. Eran los de esas mujeres contemplando con los ojos más brillantes que nunca, y que de forma paulatina se apagaban.
Pero la noche… ¡la noche, la noche, la noche! Alejándola del mundo, dejándola únicamente consigo misma, haciéndolo tan imposible de olvidar… tan imposible lo que una vez creyó imposible.
Porque por un tiempo no pudo creer que hubiera sucedido. Siguió con su rutina diaria, viviendo y trabajando mientras bloqueaba todo. Rostros, voces, miradas… Si conoció a alguien en esa época, hoy no podría evocar algún recuerdo de esa persona.
Y es que los recuerdos son poderosos. Demasiado poderosos.
Traen de regreso una y otra vez horribles momentos, o momentos hermosos que han pasado y convertido en dolorosos, y sentimientos que no te dejan dormir, claro. Como hoy, como ayer y seguramente como mañana.
Porque el recuerdo será eterno, mucho más que la sorpresa.
La sorpresa de esa noche por encontrarse en una habitación de cemento sin ventanas junto a otras 11 mujeres.
¡Oh, si la sorpresa se hubiera quedado ahí! Ahora no existirían ni pesares que robaran el descanso.

Pero en realidad, nada de eso era lo que la mantenía despierta todo ese tiempo.
No. Nada.
Se levantó de la cama, más despierta y con la mente despejada. Caminó hasta el centro de la habitación, la cual solo tenía justamente su cama, y observo el foco de luz, preguntándose.
Con la duda.
Sí… era la duda de las razones lo que la mantenía despierta. Porque en realidad no se conocía, no se entendía, y a causa de eso se había engañado por años. ¿Qué sentía en realidad?
Los recuerdos la ponían triste, ¿pero por qué? ¿Por qué él se había ido? ¿por lo que vio esa noche, en la que su novio violó y asesino a mujeres frente a ella? En realidad… no.
Los recuerdos la torturaban porque eran eso: recuerdos.
La adrenalina que la embargó al zafarse y matarlo no fue por el miedo. Quería su lugar. En ese momento encontró a su querida madre viva en los gritos de esas mujeres y quería ser quien la reviviera. Si tan solo la policía no hubiera llegado antes de empezar con ella…

Así es. Era verdad.
Lo que sentía, y sonrío al descubrirlo, era Melancolía.
Extrañaba con cariño todo aquello. Había amado esos días, y por eso los recordaba, por eso le dolía tanto.
Con una paz renovada, se acostó en el suelo de la habitación, pensando en que mañana iría a ver a la segunda sobreviviente de todo aquello. Ella tal vez podría regresarle a su madre.

A la mañana siguiente, su doctor particular fue a visitarla como todos los días, pero en lugar de encontrarla en su cama y con ojeras, la vio en el suelo, muerta y con un expresión de completa armonía.


La imaginación es tan vasta como el cielo, solo necesitamos abrir nuestras alas y dejarnos llevar... de Akane.

No hay comentarios:

"La Literatura no es otra cosa que un sueño dirigido"

"La Literatura no es otra cosa que un sueño dirigido"
"La Literatura no es otra cosa que un sueño dirigido"... son un reflejo de nuestra alma, manera de expresarse como uno mismo siendo otro. Al principio no puedes tener muy en claro a donde llegara o en que se convertira, pero siempre serás consciente de que es lo que en realidad quieres.

Canción de la semana!¡... Kagamine Len - SuperHero

"Egoísta...

"Egoísta...
Cuando no piensas en el futuro, cuando no piensas en el presente, ni te importa el pasado… eso es ser egoísta. Ni siquiera en ti mismo llegas a pensar, no importa lo que pase, solo las acciones ya ni siquiera a veces. El seguir adelante como si nada pasara, ignorando aun tu propio dolor o tratar de cambiarlo por satisfacción… Sentir pena por ti mismo, quedarte callado o inmóvil… ser egoísta es doloroso, pero eso no importa…No importa nada cuando eres egoísta…"