viernes, 30 de diciembre de 2011

Villancico... Adeste Fideles

Adeste Fideles

Adeste fideles
Laeti triumphantes
Venite, venite in Bethlehem
Natum videte
Regem Angelorum
Venite adoremus
Venite adoremus
Venite adoremus Dominum
Deum de Deo
Lumen de lumine
Gestant puellae viscera
Deum verum, genitum non factum
Venite adoremus
Venite adoremus
Venite adoremus Dominum
Goria in excelsis Deo
Venite adoremus
Venite adoremus
Venite adoremus Dominum
La voz de esta mujer es hermosa, por lo que tenía que poner esta letra. El villancico es mi favorito... de Akane.

martes, 27 de diciembre de 2011

Imágenes¡! -Anime In the Snow-

Anime People in the Snow =OwO=


   









Esta es una hermosa época ¿no creen? Mi estación favorita es el invierno. Es más fácil deshacerse del frío, es más cómodo y te da una excusa para estar más cerca de aquellos a los que amas, aunque muchas veces no la necesites. En contraste con el frío clima, en está época es cuando la humanidad es más cálida la una con la otra, por eso amo estos días. Son las fechas más felices.
Aquí unas imágenes de parejas y amigos pasando estas frías cálidas fechas los unos junto a los otros!

Yo nunca he visto nevar, y seguramente haga mucho frío, pero es algo que deseo en mi vida... Un paisaje, en vivo y en directo, nevado...
Y la nieve cae, y la nieve cae, como pequeños pedazos de nube natural... de Akane.

domingo, 25 de diciembre de 2011

Melody & Armony ~fandub~

Melody & Armony

En algún lugar se que hay alguien
Sufriendo en soledad  Sufriendo soledad
Pasando noches sin poder dormir en calma
Rezare para que su corazón vea una luz
Mi oración haré, Unidos hay que estar
En una melodía y armonía de amor

Por alguien y por su bien es que estamos aquí
Cosas pequeñas cambiar y grandes cosas lograr
Por un segundo solo las lágrimas hay que cambiar
Por sonrisas que harán el mundo un mejor lugar

Si seguimos caminando, si seguimos amándonos
Seremos libres de expresar todo lo que el mundo siente
Incluso antes de nacer nos conoceríamos bien
No temeríamos alcanzar todos nuestros sueños

Así como lo hacen ma' y pa'
Pelear van y desvanecerán
Quiero tener esperanzas y no llorar
Lo que te digo, la fe nunca nos fallara
~ No llores más ~
Debemos ser fuertes aunque seamos diferentes
Por un nuevo sueño esa luz haremos brillar
No la apagues, olvida ya esas lágrimas
Seamos libres, el cielo cruzar como aves
Y por la eternidad hoy hagamos un árbol de navidad

Si al fin podemos lograr todas las notas unir
En una dulce canción ya no habrá mas tristezas
Melodía y armonía esta en ti y está en mí 
Dándonos el coraje y nuestra fe para creer

Las gracias a todos les doy
Eternamente gracias doy
Por esos sentimientos que nos regalan a diario

He aprendido a apoyar
He aprendido a cuidar
A todos a mi alrededor y que nunca solo voy a estar
Todo el amor que me guarde en melodía devolveré
Espero seguir cantando así eternamente.
~ Eehh... ~
~ Oohh... ~ 

Mi música es mi vida...
Por ti, por tu sonrisa...
    Porque unidos nos mantendrá
Mi vida es bella
Siempre y por siempre y desde ahora...
Si seguimos caminando, si seguimos amándonos
Seremos libres de expresar todo lo que el mundo siente
Las gracias a todos les doy, eternamente gracias doy
Por esos sentimientos que nos han a diario
Todo el amor que me guarde en melodía transmitiré
     Espero seguir cantando así eternamente
~ Laralalalala
Laralalalala
Laralalalala ~

Mi amor es para todos

~ Laralalalala
Laralalalala
Laralalalala ~

Quiero seguir cantando
  En un algún lugar se que hay alguien
Sufriendo en soledad  Sufriendo en soledad
Pasando noches sin poder dormir en calma
Rezare para que su corazón vea una luz
Mi oración haré
Unidos hay que estar
En una melodía y armonía de amor~


Melody & Armony
Original.-    
                Jaejoong & Yoochun (TVXQ)
Fandub.-
               Cantante: Monixsu & SebaDupont
               Letra/Adaptación: Monixsu

~ Los fandubs son adaptaciones hechas por fans de canciones que estan en otros idiomas al suyo propio y pueden estar cantadas o ser unicamente las letras. Lo hacen sin fines de lucro, de fans para fans ~

Con mis mas sinceros sentimientos, les dedico está canción a todos ustedes, que han estado conmigo, me han acompañado y le han dado más de un motivo a este blog para que valga la pena haberlo hecho... de Akane, para mis amigos.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Villancico... Las Posadas

Las Posadas


En nombre del cielo os pido posada,
pues no puede andar mi esposa amada.
Aquí no es mesón sigan adelante,
yo no puedo abrir no sea algún tunante.
No seas inhumano, tennos caridad,
que el Dios de los cielos te lo premiara.
Ya se pueden ir y no molestar
Porque si me enfado los voy a apalear.
Mi esposa es María, es Reina del Cielo
y madre va a ser del Divino Verbo
Eres tu José? Tu esposa es María?
Entren, peregrinos. No los conocía.


Pueden creer que no sé este villancico? Ni siquiera recuerdo haber ido a alguna posada... de Akane.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Cuentos Clásicos... El Patito Feo

El Patito Feo

Era una hermosa tarde de fines de verano. Mamá pata había hecho un nido en la orilla del arroyo.
   -Estos patitos tardan mucho en romper el cascarón -dijo, dando un suspiro.
   Mamá pata estaba sola empollando sus huevos. Los demás patos se hallaban demasiado ocupados nadando y no venían a conversar con ella.
   Por fin, los patitos empezaron a golpear el cascarón con el pico hasta que lograron romperlo y pudieron salir. Uno a uno, se aventuraron a dar sus primeros pasos por el nido. Después de unos cuentos tropezones, se sacudieron y observaron. Los patitos estaban maravillados.
   -¡Qué grande es el mundo! -decían, y en efecto así parecía después de haber estado metidos en un huevo.
   -El mundo es mucho más grande -explicó mamá pata-. ¿Ya salieron todos? ¡Ay, no! Todavía falta aquel huevo grande.
   Una vieja pata se acercó a mirar.
   -Ese debe ser un huevo de pavo -dijo-. A mí me ocurrió eso mismo una vez. ¡No te imaginas mi preocupación! El chiquillo no se acercaba al agua por más que yo trataba de obligarlo. Mi consejo es que dejes ese huevo quieto y no le prestes atención -concluyó la viejo pata.
   "No importa" pensó mamá pata. "Voy a empollarlo un rato más."
   Al poco tiempo, mamá pata escuchó un "toc, toc". Era el nuevo bebé que sacaba la cabeza del cascarón.
   "Este no es un pavo", pensó mamá pata al verlo caminar. "Pero es tan grande y feo... Bueno, haré lo mejor que pueda."
   Al día siguiente, mamá pata los llevó a todos a nadar El primer patito se lazó al agua. ¡Plash! Luego, uno a uno se fueron zambullendo en el estanque, incluido el patito feo, y segundo después todos se deslizaban suavemente en el agua.
   Luego, mamá pata llevó a la familia al corral de las aves.
   -Háganle la venia a la gran pata mayor -dijo mamá pata-. La cinta que lleva alrededor de la pata le confiere distinción y honorabilidad.
   Los patitos hicieron venia con gran respeto.
   Luego, el pavo se acercó a mirarlos.
   -¡Nunca había visto un patito tan grande y feo! -graznó.
   Ahí comenzaron los problemas del patito feo. Todos lo trataban mal porque no era como los demás. Los otros patitos lo golpeaban y las gallinas lo picoteaban.
   El pobre patito feo se sentía muy triste.
   A medida que pasaba el tiempo, las cosas empeoraban. Nadie lo quería porque era diferente.
   Llegó un día en que el patito feo ya no aguantó más y huyó del corral. Corrió tan rápido como se lo permitían sus patas, hasta que se internó en el bosque. Como no sabía donde estaba, decidió seguir corriendo sin parar. Por fin, llegó hasta un gran pantano en donde vivían unos patos salvajes. Allí se quedó, escondido bajo un matorral. Se sentía agotado y muy solo.
   A la mañana siguiente, los patos salvajes se acercaron a mirar al recién llegado.
   -Hola -dijeron-. ¿Quién eres?
   -Soy un pato de granja -respondió el patito feo, notando que los patos salvajes tenían un aspecto muy diferente a los patos de corral.
   -¿Un pato? -exclamaron-. ¡Jamás habíamos visto un pato tan torpe como tú! Pero puedes quedarte aquí, si quieres. Hay espacio para todos.
   El patito feo estaba feliz de poder quedarse en el pantano, lejos de los crueles animales de la granja.
   El clima empezó a enfriar y las hojas de los árboles comenzaron a ponerse rojas y amarillas. Había llegado el otoño. Un día, el patito feo estaba buscando algo de comer entre los juncos, cuando dos jóvenes gansos se posaron junto a él.
   -¡Hola, amigo! -saludaron-. ¿Quieres venir con nosotros? Vamos a otro pantano, donde hay otros gansos como nosotros.
   Diciendo esto, alzaron el vuelo.
   Al patito feo le gustó la idea. Sin embargo, no había alcanzado a moverse cuando escuchó unos disparos. Aterrado, vio que los gansos caían al pantano. Un perro enorme corría a sacarlos.
   Se oían disparos de escopeta por todas partes. Otro perro llegó saltando por entre los juncos y por poco le pasa por encima al patito feo. El perro lo miró un instante y luego se fue.
   -¡Qué suerte! -exclamó el patito feo, jadeante-. Soy tan feo que ni siquiera los perros me quieren.
   El patito feo pasó todo el día escondido entre los juncos. Finalmente, cuando el sol se ocultó, los perros se fueron y ya no hubo más disparos. Entonces, salió del agua y corrió por el bosque.
   Ya era de noche y el viento soplaba con fuerza. De repente, el patito feo se encontró frente a una casa que parecía abandonada.
   Una tenue luz se vislumbraba a través de la desbaratada puerta. "Debo resguardarme de este viento", pensó el patito feo. Entonces se metió por una rendija de la puerta y buscó un rincón para pasar la noche.
   En la casa vivía una anciana con un gato y una gallina.
   -¿Y quién es éste? -preguntó la anciana al día siguiente, al ver al patito feo.
   Él le explicó todo lo que había sucedido.
   -Si ronroneas y pones huevos, te puedes quedar -dijo la anciana.
   Por supuesto, el pobre patito no podía hacer ninguna de estas dos cosas. Se quedó triste y pensativo en un rincón, recordando cuán feliz había sido en el pantano. Al fin, el patito feo le dijo a la gallina:
   -Quiero conocer el mundo.
   -¡Estás loco! -comentó la gallina-. Pero no te voy a detener.
   El patito feo logró llegar a un gran estanque. Allí pasaba los días nadando bajo el sol. En cierta ocasión, pasaron volando unas aves de cuello muy largo. Era la primera vez que el patito feo veía aves tan hermosas.
   "Me encantaría ser su amigo", pensó.
   Los vientos helados del invierno comenzaron a soplar. En poco tiempo, el agua del estanque empezó a congelarse. Era imposible soportar tanto frío.
   Por fortuna, un campesino que pasaba por allí salvó al patito de morir congelado y se lo llevó a su casa, que estaba calientita. Lamentablemente, los hijos del campesino no lo dejaban en paz. Se la pasaban correteándolo por todas partes. A la primera oportunidad que tuvo, el patito feo se escapó.
   De alguna manera el patito feo logró sobrevivir en el invierno. Una buena mañana, extendió las alas para sentir mejor el calor del sol. Casi sin darse cuenta, empezó a volar y llegó hasta un jardín con un gran estanque en el medio.
   Tres hermosas aves blancas flotaban con elegancia en el agua. Eran cisnes, pero él no lo sabía.
   "Voy a hablarles" se dijo. "Quizás me rechacen por ser tan feo, pero prefiero eso a que me picoteen las gallinas."
   Se deslizó lentamente hacia donde estaban los cisnes e inclinó la cabeza. ¡Sorprendido, vio en el agua el reflejo de otro cisne hermoso!
   -¡Mira, hay otro cisne! -dijeron unos niños que observaban el estanque desde la orilla-. ¡Es el más lindo de todos!
   Al patito feo, que no era pato sino un cisne, se le llenó el corazón de inmensa felicidad. ¡Al fin había encontrado su hogar!

Historias que trascienden, historias que se quedan con nosotros...
Estos son los verdaderos cuentos, estos son... Cuentos Clásicos.
Sobre la superación personal, sobre como después de todos los problemas llegaremos a ser más de lo que creíamos... de Akane.

martes, 20 de diciembre de 2011

Estoy pensando en... (7)

Amor platónico...

¿Y si me enamoro aun sin verte? Sin saber nada de ti, ¿que pasaría con esa clase de amor? Son palabras mudas que viajan a través de la realidad y del mundo... es un amor solo en el exterior, ¿no?
Aun así... ¿porque gente como tú me es tan lejana?
Es hora de soñar, es hora de creer y crear una nueva realidad para ti y para mí dentro de mis sueños... Tal vez un mundo donde pueda verte, tal vez un mundo donde no tenga que conformarme con saber que existas lejos, pero que existas... Es hora de un amor platónico, una vez mas...

~ "Estoy pensando en..." son pequeños pensamientos que escribio en ciertos momentos que ira ponendo de uno en uno. NO SON ACTUALES, siempre de momentos anteriores pero que no había publicado ~

viernes, 16 de diciembre de 2011

... ... ...

En los proximos meses las entradas serán automaticas, por razones de que fue la junta de firma de boletas, y... bueno, ya saben el resto.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Villancico... Fum, fum, fum

Fum, fum, fum


Veinticinco de Diciembre,
fum, fum, fum.
Veinticinco de Diciembre,
fum, fum, fum.

Como un sol nació Jesús,
radiando luz, radiando luz.
De María era hijo;
un establo fué su cuna,
fum, fum, fum.

Veinticinco de Diciembre,
fum, fum, fum.
Veinticinco de Diciembre,
fum, fum, fum.

Como un sol nació Jesús,
radiando luz, radiando luz.
De María era hijo;
un establo fué su cuna,
fum, fum, fum.


Hasta que mi profesor de este año no me la enseño, solo la había oído de pasada una vez, pero la adoro... de Akane.

Awn! "Japonesita echando porras a México"!!!!¡¡¡¡

Saben que adoro la cultura de Japón, y hoy de alguna forma termine vagando por videos curiosos en youtube -cuando lo único que hago es oír música- y encontre a esta ternurita!!! Es...

Japonesita echando porras a México
 

Sentí que se me salía el corazón al verlo de la emoción y la ternura que es!¡ Y quería compartirselos, porque simplemente es adorable! 


Gracias al usuario FabianMoraSan! ... de Akane.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Sinopsis... Reencarnaciones

Reencarnaciones...
"El destino no es aquello que nos depara el futuro, es aquello que ha dictado el pasado"


    ... Y para Danika Yanahisawa no parecía existir otro más que tomar el lugar como una Prometida.
    Aún así, cuando descubre que está enamorada de su mejor amigo y este comienza a alejarse, un recuerdo lejano traera consigo el descubrimiento de que cualquier desequilibrio emocional podría costarle la vida.
    Para seguir viendo su sonrisa, sabe que debe callarlo y vivir sin su compañía al borde de la vida y la muerte... ¿Pero y si sus sentimientos no fueran el único peligro que la está acechando?
    Las Prometidas siempre han sido vigiladas y cierto número de ellas, denominadas Pandora´s, han sido cazadas por la leyenda que círcula en torno a ellas: guardan el rastro de un ser celestial, el cual podría ser la razón de sus grandes poderes superiores a los de un guardian normal.
    Y para Danika todo será mucho más peligroso, porque hay claros indicios de que ella podría ser la anhelada Pandora Perfecta, y hay rencores que no puedes zanjar en una sola vida.
Lo único que no deseo perder en este mundo es la calidez de tu sonrisa...
 

martes, 13 de diciembre de 2011

Villancico... El tamborilero

El Tamborilero


El camino que lleva a Belén
baja hasta el valle que la nieve cubrió.
Los pastorcillos quieren ver a su Rey,
le traen regalos en su humilde zurrón
al Redentor, al Redentor.

Yo quisiera poner a tu pies
algún presente que te agrade Señor,
mas Tú ya sabes que soy pobre también,
y no poseo más que un viejo tambor.
(rom pom pom pom, rom pom pom pom)
    En tu honor frente al portal tocaré
con mi tambor

El camino que lleva a Belén
voy marcando con mi viejo tambor,
nada hay mejor que yo pueda ofrecer,
su ronco acento es un canto de amor
al Redentor, al Redentor.

Cuando Dios me vió tocando ante El me sonrió.


Esta al canto mi prima en inglés, y en español nunca la reconoció... de Akane.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Alter Ego (1)

Primer Capítulo.- Sensaciones...


Respira… uno, dos, tres. Exhala… uno, dos, tres.
Repite el ejercicio tres veces inhalando lo más profundo que puedas y controlando tu respiración al exhalar. Procura no pensar en nada y concéntrate únicamente en la sensación del aire entrando en tus pulmones.
Cuando te hayas liberado de todo pensamiento de temor, entonces solo céntrate en avanzar. Da un paso, da otro, siempre con la meta más cercana fija en tu mente. Alcanzar la puerta, alcanzar la acera, cruzar la esquina…
Así podrás llegar a tu gran meta final, temas o no.

He estado avanzando de esta forma desde que tengo memoria. Bueno, desde que tengo memoria y descubrí este método.
Este año comencé de la misma manera, pero las cosas se arruinaron. Siempre se arruinan con tremenda facilidad para mí, tal vez porque no me esfuerzo lo suficiente en ellas. Basto únicamente ver a otro chico que también llegaba temprano para que comenzara a temblar y me desviara a un húmedo callejón donde me escondería mientras veía a la gente pasar.
Hoy se supone que empiezo la escuela secundaria en una ciudad diferente, pero que sea otra parte prácticamente no me importa. Para mí, toda la gente es básicamente igual. No llego a dejar de temerles, aunque me es más fuerte con las personas de mi edad. No les tengo tanto miedo a los adultos, más bien me ponen nerviosa, y no me acerco a los niños porque me da miedo hacerles daño.
Hoy una vez más solo veré a “mis compañeros” pasar frente a mi escondite, con sus uniformes cafés iguales que el mío, con su papá o mamá, emocionados, nerviosos, felices… pero no asustados. No, ninguno se veía, ni de lejos, asustado como yo.
Quería llorar. Ah… desee estar en mi casa y ocultarme debajo de mi única cobija a llorar hasta que recibiera algún mensaje de cualquiera de mis jefes pidiendo ayuda de último minuto. Pero hoy no recibiría ninguno. Durante toda la semana no iba a recibir ningún mensaje sobre trabajo porque todos, o tenían hijos, o algún familiar o conocido con hijos que iban a la secundaria, o si no era así de todos modos se enteraban de que esta semana se inician clases.
Así que todos me dieron la semana libre.
Tenía buenos ahorros, pero me daba miedo lo que una semana sin trabajo podía causar al precario equilibrio financiero que mantenía.

Mi mente se entretuvo en esas cosas banales por un rato, hasta que poco a poco el sueño comenzó a llegar. La semana pasada, en especial ese fin de semana, había estado trabajando más de lo normal porque ya iba previendo esta situación, así que claramente me encontraba agotada y que hubiera tenido un sueño más o menos normal no ayudaba a despejarme.
Odiaba que mi ciclo se rompiera, no era buena adaptándome y resultaba muy susceptible a cualquier evento inesperado. Si algo tuviera que cambiar, desearía que fuera algo que me ayudara a cambiar a mí.
Algo que me ayudara a dejar de tener miedo sin razón, algo que me ayudara a ser menos mentirosa y traicionera… Algo o alguien, que me ayudara a ser una persona diferente, esa persona que toda mi familia probablemente espera…
-¡Despierta, Liliana! No puedes dormirte hoy, ¡no te duermas!
Abrí los ojos con el pulso acelerado y la vista borrosa. Había lágrimas en el borde de mis ojos y me apresure a limpiármelas mientras trataba de recordar que estaba haciendo. Y mientras inspeccionaba el lugar, lo vi.
Era un chico alto, delgado pero no muy flaco, su cabello era castaño, liso y con el fleco largo. Sus ojos eran… eran como una piedra ámbar. Brillantes y como dorados, aunque algo oscuros que lo acercaban al color café. Aun así, me parecieron profundos y como si estuvieran diciendo algo, ¿pero qué?
-Vamos, ya van a cerrar la puerta.
Esa frase me dejó tan confundida que permití que se acercara a mí desde su lugar hasta los contenedores de basura que habían evitado que me vieran en todo este tiempo, todavía sin caer en la cuenta de a que se referían. Seguramente en alguna parte de mí subconsciente estaba segura de que aquello era un sueño, pero ni siquiera pude planteármelo porque la voz de una chica se coló en mi cabeza negando la posibilidad.
-Créeme, nunca has tenido sueños tan claros si este fuera el caso.
Debí gritar, pero no hice nada (aunque sí escuche un gritito en mí). Debí alejarme del agarre del chico extraño a mi muñeca, o por lo menos poner resistencia cuando me levantó, pero ya he dicho que no soy buena adaptándome, y está situación me estaba pareciendo sumamente extraña, aunque no lo fuera tanto.
El chico hablaba, pero no lo escuchaba. Utilizaba toda mi fuerza para olvidarme de lo que me rodeaba, como cuando me encontraba en clases y necesitaba serenarme. Ya casi estaba en ese punto en el que me encontraría en posición para actuar, cuando un desnivel del suelo provoco que cayera de rodillas y todo mi mundo “gris” se esfumo en un instante.
Me vi en medio de la acera, con varios papás a unos metros de distancia, a cuatro patas, y comprendí que era lo que quiso decir. Las puertas de la escuela estaban a punto de cerrar, y yo había estado a punto de salvarme si él no me hubiera descubierto.
El miedo me embargó de algún punto de mi estómago y quise echarme a correr, pero él chico que me había sacado de mi escondite todavía no se había ido. Antes tenía que solucionarlo.
-¿Te encuentras bien? Te ves algo pálida. –se inclinó hacia mí y yo me levanté retrocediendo un paso.
-Sí, es que no iba mirando el camino –procuré no mirarlo a los ojos y fingí limpiar mi falda dándole un par de golpecitos-. ¿Sabes? Yo… en realidad no me siento del todo bien, será mejor que regresé a casa.
Y tanto que era verdad.
No estaba enferma, pero los nervios habían alcanzado el punto en que me comenzaban a provocar nauseas, y aunque no fuera a vomitar, no tenía el valor ni la fuerza suficiente para enfrentarme a casi 400 chicos y chicas.
No dijo nada y yo decidí que era tonto esperar alguna respuesta de su parte, no se me ocurría que podía decirme, pero cuando escuche su voz, que me recordaba a un lago de agua cristalina por ser tan clara y fresca, me voltee a mirarlo asombrada de que el mismo pareciera tan refrescante.
-Espero verte mañana. –fue lo único que me dijo, y se echó a correr a la puerta de la escuela.
Sí, claro. Aún si vengo, tendré especial cuidado en no toparme contigo.”
-No seas cruel Liliana, él es un chico muy agradable.

¿Qué hice en ese momento? Ah, sí. Me eche a correr tapándome la boca para evitar el comenzar a gritar de la histeria que había brotado en mí. Me repetí quien sabe cuántas veces “respira un, dos, tres; exhala un, dos, tres”, pero no lograba hallar el ritmo necesario para recuperar la serenidad. Mi corazón latía demasiado fuerte para que me dejara concentrar y me había quedado momentáneamente en blanco.
Nada nunca me había sacado tanto de mi zona común, y si mantenía alguna esperanza de poder lidiar con esto con la cabeza fría, era pura testarudez y desesperación.
-¡Liliana, luz verde!
Me detuve de repente con la ayuda de un poste de luz del cual me sostuve para frenar mejor mi carrera. Eso fue todavía peor. Yo… yo no había movido mi mano.
-¡¿Qué-?! –estaba horrorizada y por un espantoso segundo sentí que mi brazo no me respondía y se negaba a soltar el poste, pero volví a intentarlo y se separó como si nada. Me miré la palma horrorizada y flexione los dedos varias veces comprobando que todo estuviera en orden.
Sentía un gran dolor de cabeza y me estaba comenzando a doler el pecho como si tuviera un gran peso encima.
Para gran contraste de mi parte, todo en el mundo me parecía más claro. Identificada perfectamente los pasos de la gente, el murmullo de los autos al pasar, las voces de la gente. Casi lograba escuchar el viento, o al menos tenía esa impresión. Sabía perfectamente donde empezaba una cosa y donde terminaba, las líneas de la calle, las tiendas y cosas, las personas y los autos en movimiento.
Me sentía de manera horrible, con las náuseas y todo, pero podía decir que estaba en mi mejor condición.
“Ok. Tengo que volver a mi apartamento.”
Observar con claridad la ciudad me hizo sentir ansiosa, todo parecía moverse y me transmitía la sensación de que yo también debía de hacer algo. Desde que había llegado aquí no había dejado de estar en movimiento.
Había un suave murmullo en el trasfondo de mis pensamientos, pero decidí ignorarlo por mi propia seguridad. Temblé ante la sensación del recuerdo de lo que había pasado hace un momento, pero poco a poco iba cerrándole paso a ese recuerdo, volviéndolo borroso y procurando exiliarlo al olvido, pero un sentimiento se apoderó de mí.
Tenía ganas de llorar sin estar triste y de gritar sin estar enojada. Después de esas impresiones sentí que iba a vomitar en serio. Ahora era como si cada uno de mis cabellos pesara diez veces su peso.
“¡Basta!” me grité, y para mi sorpresa todo se detuvo.
Al momento me encontraba perfectamente bien, ahí parada al borde de una calle con el semáforo en rojo y la gente cruzando. Todo se veía más claro con la luz que comenzaba a salir, pero en mí todo había vuelto a la normalidad, hasta la vista y los oídos. Me notaba con una leve fiebre, pero nada de qué preocuparse, seguramente era por las impresiones de esa mañana.
Respire con mi ritual habitual y cerré mi mente a todo pensamiento intranquilizante. Para ese momento había perdido la oportunidad de cruzar la calle, pero no tenía prisa alguna. Revise mi celular, guardado cuidadosamente en una funda que me colgaba al cuello, y era tan simple que me resultaba sumamente agradable.
No tenía ni cámara, ni bluethooth, infrarrojo, internet, radio o algo por el estilo. Prácticamente solo recibía y enviaba llamadas y mensajes. Aparte de tener alarma, calendario y algo más. De no haber tenido esas funciones y por el no tener las otras, nunca me habría comprado un celular. Con el me ahorraba el reloj que necesitaba constantemente, la factura del teléfono, cuaderno para recordar mis horarios, etc. Era increíblemente útil.
Mi agenda estaba tan limpia que apenas entre en ella para no ponerme ansiosa. El directorio consistía cerca de 10 números de mis jefes y el de la casa de mi tía. Aun así, no podía llamar a nadie. No tenía saldo porque prácticamente solo recibía mensajes, no había necesidad de responder más que un par de veces y para eso utilizaba un teléfono público. ¿Para qué gastar dinero que no iba a utilizar? Ridículo.
El camino a casa, en mi estado bloqueado, resulto mucho mejor que de costumbre. Sin mis pensamientos deprimentes u ocupados, podía tomarme la libertad que quisiera para mirar a mí alrededor. La calle que estaba a mi derecha era de doble sentido bastante amplia, no hecha para cruzar si no por un puente. Por supuesto, yo sabía que ese hecho era ignorado. En esos momentos un hombre se encontraba esperando a que el tráfico se detuviera o cesara unos momentos. En puente estaba a una calle de distancia.
Yo nunca haría nada así. Tenía miedo. Me daba miedo de por sí la ciudad, así que enfrentarla cara a cara estaba fuera de mis capacidades. Solo vivía en ella por los trabajos, solo vivía en ella por mi madre. Aunque tal vez ella estaría mejor en el campo… un lugar con un aire tan contaminado, con tanto ruido a todas horas…
Volví a dejar de pensar porque ya sabía a donde me llevarían.
Me desvíe de la calle principal hacia unas más estrechas que me llevarían por detrás de la zona comercial. Había amas de casa por las calles y me miran al pasar con curiosidad pero fingía buscar algo en el suelo cada vez que pasaba junto a alguien. En una ocasión una señora que llevaba pants y una camisa blanca con una caricatura de algún monstruo azul comenzó a caminar en mi dirección y yo me escapé caminando más rápido en la primera calle que me crucé.
Me apresure a dar vueltas por las calles desviándome y procurando volver a calles que conocía para no perderme.
Terminé, después de más tiempo de lo pensado, llegar a mi apartamento.
Viví en una unidad de aspecto deprimente. De color gris y rojo opaco, con una reja negra que rechinaba estridentemente cada vez que la tocaban como la entrada, y tres edificios ubicados de espaldas al este que dejaban el patio helado por la mañana. Toda la zona oeste era el estacionamiento de grava gastada y sucia. Soplaba el viento y me ceñí el suéter de la escuela mientras empujaba la reja más pequeña para la gente sin auto. El guardia nunca la cerraba y ni siquiera estaba ahí en esos momentos.
Los tres edificios se dividían en A y B cada uno, teniendo un apartamento 1A, 1B, 2A, 2B, y así. Cada uno era muy pequeño, únicamente de una habitación, baño, cocina y lavadero. Y cuando decía una habitación, esa era la sala. No estaba hecho para visitas y la unidad no tenía siquiera estacionamiento para ellos.
Mi apartamento era el 9B, en la penúltima planta. Las caleras son de cemento y son más bajas de lo acostumbrado. Todas las puertas son de madera y tienen mosquiteras. El lugar olería a humedad si los vestíbulos de cada piso no tuvieran enormes ventanas sin cristales donde entra el sol a todas horas, pero igualmente hay basura por todo el lugar aunque muchos de los apartamentos estén desocupados.
¿Entonces porque vivo hasta el penúltimo piso obligándome a ver tal vista todos los días? Para tener algo mínimamente agradable desde las alturas, pero me es extraño estar hasta arriba, así que ese es mi límite. También, de esa forma, puedo tener un acceso más rápido al techo.
En el techo colgamos la ropa, aunque yo no lavo, y siempre es tranquilo, con los ruidos de la ciudad únicamente de fondo, como un mundo ajeno a mí.
Entró en el mayor silencio posible a mi “refugio”. No es oscura, pero no es agradable. Hace frío, el lugar no se pone caliente hasta después del mediodía porque mi única ventana está del lado oeste. Tengo una mesa redonda en medio de la habitación, una cama individual con una almohada y dos cobertores, un refrigerador de mi altura, un microondas y una estufa algo oxidada. Aparte de una escoba.
Eso es todo. No utilizo el baño y mi ropa la guardo en casa de mi tía. Pese a lo que parezca, este lugar me da… ecuanimidad. Cuando estoy aquí no siento absolutamente nada, recupero fuerzas y duermo lo mejor que se me permite. No tengo paz ni tranquilidad porque no hay calor, pero no importa.
Diría que estoy harta de vivir, pero no deseo morir. Solo quiero… existir. Sin interrupciones por parte de terceros, sin interrumpir a terceros, una existencia que nadie note ni extrañe… parece lo ideal para mí.
-¡¡BASTA!!
Resonó tan claro, como si yo misma lo hubiera dicho, pero estaba completamente seguro de que no había sido así. Me dio miedo. Me dio mucho miedo y quise ponerme a llorar.
También, alguna parte que no era mía y se encontraba dentro de mí, se sentía furiosa y preocupada.
Me sentí con la sensación de preguntar “¿Quién eres?”, pero eso sería una tontería.
-¡Soy Mariko, y espero que te abstengas de volver a pensar así de tu forma de vida!
Antes de hacer algo más, corrí al baño para comenzar a vomitar lo poco que tenía en el estómago. Mi cuerpo de sentía muy pesado y mi estómago se retorcía con nerviosismo. Una gran emoción que me estaba superando me oprimía y yo termine expulsando lo que fuera.
-Perdón por esto… -la voz sonaba arrepentida y la furia dio pasó al arrepentimiento, para después a la ansiedad- ¡Tengo que hablar contigo, así que, lo siento, pero tendré que ponerte a “dormir”!
¿Eh?
Mi vista se puso de repente borrosa y mis rodillas perdieron toda la fuerza que les quedaba. Mi cuerpo no reaccionaba y me di un fuerte golpe en el hombro derecho al caer de lado.
-¡Ah, perdona por eso!
Cada vez que esa chica hablaba mi cabeza retumbaba como tambor. Cerré los ojos y en lugar de encontrarme en un lugar oscuro e infinito, era una masa de colores sin definir que se mezclaban y volvían grises.
-¿Don… dónde estoy?
-Perdóname. Pero si no hacía esto tú cuerpo lo iba a resentir muy duro, y es necesario que hable contigo ahora que puedes oírme. –las palabras se escucharon al principio de todas partes, pero pude identificar que se concentraban en un punto frente a mí.
Di un paso sin pensar y un espacio de mi estatura y el doble de ancho que yo se aclaró, para luego convertirse en espejo y reflejarme a mí misma. Era una chica de aprox. 1.60 de estatura, de cabello café claro, largo y liso pero opaco, con ojos café oscuro piel pálida algo amarillenta, me miraba sin expresión alguna. Tenía los labios resecos, era muy huesuda, las rodillas resaltaban y nunca parecían estar limpias. Había grandes ojeras debajo de los ojos, que como único punto bueno tenía largas pestañas y cejas definidas.
El uniforme que llevaba puesto era de color café amarillo con líneas más oscuras en brazos y costados. La falda llevaba los mismos colores cuadriculada, le llegaba más debajo de la rodilla, con calcetas a cinco centímetros de separación de esta, y los eran zapatos negros sin tacón y de hebilla.
De repente la imagen se deshizo de su rostro de impasibilidad y puso una expresión tan pura, llena de preocupación. Prácticamente brillaba de la bondad que irradiaba, y eso me hirió profundamente. Verme así… era doloroso.
-Liliana…
-¿Quién eres? ¿Una alucinación?
-No soy una alucinación, pero para ser justos, no soy un ser humano. Perdóname por haberte causado problemas con mi presencia hace unos momentos, pero sentí que ya no podía esperar más. Desde que te mudaste a esta ciudad la tristeza de tus pensamientos ha aumentado y yo… yo creo que el tiempo para solucionarlo se está acabando, por eso es que no puedo esperar a que te acostumbres a mí. Lo siento.
-No entiendo nada. –dije, retrocediendo el paso que había dado.
-Entonces… -se sentó cruzando las rodillas y le dirigió una pequeña sonrisa mientras le hacía un gesto para que también tomara asiento-, ¿qué quieres saber? Es la mejor forma para hablar, pero no podré responderte tan claramente como quisieras todas tus preguntas.
“Me miré” muy bien sin saber que decir o hacer, pero si de algo tenía la seguridad en esos momentos era que… no sabía cómo librarme de esa nueva sensación.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Villancico... Las Vocales del Niño Jesús

Las Vocales del Niño Jesús


Aa Aa Aa
Te venimos a adorar
Aa Aa Aa
Te venimos a adorar, pues naciste en un portal
Aa Aa Aa
Pues naciste en un portal

Ee Ee Ee
Te venimos a traer
Ee Ee Ee
Te venimos a traer golosinas y un pastel
Ee Ee Ee
Golosinas y un pastel

Ii Ii Ii
Y un gallo kikiriki
Ii Ii Ii
Y un gallo kikiriki para hacertelo freír
Ii Ii Ii
Para hacertelo freir

Oo Oo Oo
Ahora viene lo mejor
Oo Oo Oo
Ahora viene lo mejor, te damos el corazón
Oo Oo Oo
Te damos el corazón

Uu Uu Uu
Te queremos buen Jesús
Uu Uu Uu
Te queremos buen Jesús, pero más nos quieres tú
Uu Uu Uu
Pero más nos quieres tú


Desde hace un mes, estoy recordando este villancico que aprendí en la primaria, y con el empiezo esta etapa de villacicos para remarcar esta fecha tan hermosa... de Akane.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Aférrate ~oficial~

Aférrate


Aprendes a vivir
Poniendo en pausa el tiempo en tus ojos
Hay un mundo afuera que te espera
Sólo para ti...

Aférrate a la vida, no la sueltes
Que todavía no termina
Aférrate a la vida con los dientes
Y no te dejes caer.

La gente vaga como fantasmas
Tu luz los hace respirar
Si sientes que la vida se te escapa
Y en un instante más te olvidara.

Aférrate a la vida, no la sueltes
Que todavía no termina
Aférrate a la vida con los dientes
Y no te dejes caer

... ... ... ... ...

Aférrate a la vida, no la sueltes
Que todavía no termina
Aférrate a la vida con los dientes
Y no te dejes caer

... ... ... ... ...

Aférrate a la vida, no la sueltes
Que todavía no termina
Aférrate a la vida con los dientes
Y no te dejes caer


Aférrate

Grupo.-     Miró
Albúm.-    Bienvenida Realidad

~ La sección Oficial de música no son fandubs ni fansubs, son de músicos profesionales, de grupos profesionales. ~

Esta letra me llegó desde el primer momento en que la oí, y es para tenerla siempre presente... de Akane.

martes, 6 de diciembre de 2011

Apu... ¿y entonces que les digo?

Turututu.... turututu.... ¿alguien sabe cómo poner la notita musical? Es que estoy bien torpe y no sé :P...

En realidad hoy no tengo nada que contarles, pero quería seguir publicando, y estoy aburrida, y... también enfadada. Sí, tal vez por eso las desganas.

* Akane se queda congelada mirando al público a punto de soltar todo su choro. Entonces entra Saaga en escena y despues de picotear un rato a Akane se dirige a la audiencia *
~ De aquí en adelante, esa anfitriona se quejara de pequeñeces, así que si quieren salgan de una vez, que hoy no hay nada interesante (como si alguna vez lo hubiera) ni relevante. Advertidos están ~
* Entonces Saaga sale des escenario y Akane se descongela *

¡Es que mi hermano es muy cruel! Digo, desde ayer, cuando se supone que intentariamos pasar algo de "tiempo juntos" -que es mas bien estar en la misma habitación- esta de pesado. Se pone a jugar un rato con su pelota botandola por la casa en lugar de salir al patio y más tarde yo estoy escribiendo mi nueva versión de "Alter Ego" y él se pone a molestarme apretando botones al azar y en una de esas azaridades ¡se cierra!
Me entro un miedo terrible de haber perdido mi mínimo avance! Y me enfade mucho con él, porque yo no me meto con sus dibujos -que esa es otra razón para andarme molestando, al parecer lo herí porque "no me gustan sus dibujos" (que no es que no me gusten, pero se jacta y se jacta de que a sus compañeros les encantan y consigue dinero por ellos, y digo "¿para que necesita que me gusten?" En primera, son de él y ese ya es motivo para no querer hacer nada con ellos, ni tenerlos ni lastimarlos; en segunda porque se que en el fondo le tengo celos, porque sabe dibujar con mayor facilidad que yo y decirle que me gustan solo serviría para aumentar el ego que se está ganando. No quiero que termine como en varias series donde aparece un personaje que dice "es que todo mundo me ama, es que a todos les caigo bien y nadie puede odiarme porque soy adorable" [y normalmente lo dice una chica, y son series de estados unidos, no mis animes] y aunque no sea literalmente lo mismo, entienden el punto) y está de fastidioso-.... ~regresa al principio del parrafo~... y él no tiene que meterse con mis cosas! Sus dibujos son preciosos para él y está muy orgulloso de ellos, y aunque odie mis historias no significa que tenga que sabotearme!
Lo vuelvo a pensar y me enfurece! Es tan injusto!!
Así que hoy, simplemente me subí a ver la tele hasta arriba y ponerme a leer, porque si él no planea comportarse mejor, yo no tengo que estar soportando todas sus groserías conmigo.
Desde ayer está así. Y hoy en la mañana pasó lo mismo. Le pedí de favor que comprobara si una leche estaba mala, porque no tengo para nada sentido del gusto, y dijo "que el por qué", que era mi problema.
Pft, y hoy dejó mi libro en el brazo del sillón y el al acostarse lo tiró! A-dre-de. Por que me dijo "si no vienes por el, se va a caer", y mientras yo me paraba tratando de serenarme, le dio su patadita.

Y es cuando comence a escribir. Y debo decir que me siento mejor. Ya me voy, esta fue la entrada de hoy. Perdón quien haya leído el choro, pero son esos enojos que por pequeños que sean logran que no salgan fuera de mí si no los comunico, y bombardear a la gente de cara con tan aburridos hecho cuando probablemente no entiendan ni puedan decirme algo, es horrible, para ambos lados.
Ya me voy!
Los quiero gente!! Los adoro!


Este gatito que a veces quiero, a veces odio, llega a resultar imposible de controlar, en especial para esta arañita... de Akane.

"La Literatura no es otra cosa que un sueño dirigido"

"La Literatura no es otra cosa que un sueño dirigido"
"La Literatura no es otra cosa que un sueño dirigido"... son un reflejo de nuestra alma, manera de expresarse como uno mismo siendo otro. Al principio no puedes tener muy en claro a donde llegara o en que se convertira, pero siempre serás consciente de que es lo que en realidad quieres.

Canción de la semana!¡... Kagamine Len - SuperHero

"Egoísta...

"Egoísta...
Cuando no piensas en el futuro, cuando no piensas en el presente, ni te importa el pasado… eso es ser egoísta. Ni siquiera en ti mismo llegas a pensar, no importa lo que pase, solo las acciones ya ni siquiera a veces. El seguir adelante como si nada pasara, ignorando aun tu propio dolor o tratar de cambiarlo por satisfacción… Sentir pena por ti mismo, quedarte callado o inmóvil… ser egoísta es doloroso, pero eso no importa…No importa nada cuando eres egoísta…"