viernes, 16 de septiembre de 2011

Alter Ego (5)

Quinto capítulo-. En el límite...

  Me concentre en mis pasos y el lugar donde pisaba. No iba a alzar la vista ni mirar alrededor, no iba a distraerme con cosas inssignificantes. Si continuaba así, aún si me cruzaba con Tristán o Mica, podía continuar adelante como si no los hubiera escuchado.
  "Solo respira... respira... y camina normalmente."
  En un día normal trataría de llegar lo más tarde posible para evitar estar el mayor tiempo posible en el salón, pero esta vez iba temprano en una vana esperanza de poder evitar a la gente de ayer... y porque la noche anterior apenas y había podido dormir. Aún en la madrugada todavía me constaba conciliar el sueño y hasta que salí a mi trabajo de limpiar un edificio, no senti que hubiera dormido mas que unos cuantos minutos.
  -No puedo creer la persona tan seria que eres. Te pasaste toda la noche pensando en lo que paso ayer, y todavía hasta soñaste con ello. Era como si te estuvieras torturando.
  "No era tortura, es solo que son muchas cosas que empezar a asimilar. No quiero que me vuelva a pasar lo de ayer."
  -Si... lo que llamas dejarte llevar.
  "Pero ya olvidando eso..."
  Odiaba que se pusiera a sermonearme, asi que trate pensar en algun tema para cambiar la conversación.
  -Eres demasiado fría Liliana, y terca.
  "¡Eso esta bien, vamos a hablar de eso! ¿Que no puedes dejar de escuchar mis propios pensamientos? Esta bien cuando me dirijo a ti, pero el resto del tiempo me molesta mucho."
  -Mmm... en realidad, anoche trate de obtener información sobre mí, y esa fue una de las principales cosas en las cuales me concentre, pero... no hay ninguna existencia que lo haya intentado antes, solo existen teorías.
  "¿Obtener información?"
  -Sí. Mmm... otra vez, ¿como te lo pondría para que entendieras?... En este punto yo creo que somos algo parecidos a los humanos. Cada persona en realidad ya tiene todo lo necesario para entenderse, algo asi como su información personal, implantada en el alma. Pero aún así no se conocen, no se entienden ¿verdad? No han sido capaces de procesar esa información, y solo lo haran cuando maduren y su alma crezca. Es aqui donde ustedes y nosotros nos diferenciamos.
  "¿En qué?"
  -Los Alter Ego´s no necesitamos esperar para obtener esa informacion, unicamente tenemos que concentrarnos en nosotros mismos y dejarnos llevar. De repente lo sabremos, ni siquiera sera como leer un libro porque no lo notas, lo sientes. Ahí siempre estuvo, solo que no lo sabías. No creo estarme explicando bien, ajaja.
  "Pero comprendo el punto de que no sea facil de explicar, asi que espero que algun día pueda comprenderlo por mi misma."
  -Lily, si te ayudara a superarte, ¡yo con gusto me esforzare para que pueda darte intimidad en tus pensamientos!
  "Mariko..."
  Ella era muy amable y dulce, pero a veces me daba la sensación de ingenuidad. Lo maximo que podía esperar de ella era su silencio, justo como en estos momentos. No iba a hacerme grandes ilusiones con esta situación, y asi estaba bien, por hoy estaba satisfecha ya que Mariko me seguía hablando de ella.
  "¿Entonces, cuales son esas teorías?"
  -Bueno -Mariko también se encontraba contenta, y la felicidad giraba y giraba dentro de mí. De mí a ella, de ella a mí y otra vez.
  Ojala no hubiera cerrado los ojos a mi interior, habría notado que no existe ningun claro en mi bosque donde el viento pueda soplar tranquilo. En ese momentos ni siquiera tuve la oportunidad de pensar en eso.
  -¡Liliana!
  -¿Eh?
  "No".
  Lo supe instintivamente. Que no debí haber dicho nada.
  -Me alegra que en serio vinieras. Pensaba que tal vez te force demasiado y me preocupe que te lo tomaras a mal, asi que... ¿Liliana?
  Solo alcé la vista un momento y segui mi camino sin dar mas muestras de haber notado su existencia. Quise echar a correr pero sería demasiado sospechoso y ya estaba resultando ser toda una grosera.
  -Liliana. -me tomo del brazo y me obligo a darme la vuelta para mirarlo de frente pero me negue a alzar la cara y aparte mi rostro apretando fuertemente los ojos.
  Por unos momentos él no dijo ni hizo nada. Quise echar un vistazo para ver su expresión y saber si estaba enojado, pero tenía miedo de que me atrapara y me pidiera explicaciones. Ni siquiera sabía exactamente a que le tenía tanto miedo.
  -Si, si lo sabes.
  No, no lo se.
  -Si, si lo sabes.
  No, no lo se.
  -¡Liliana!
  -Lilia-
  -¡No lo se!
  Por dios.
  Me lo dije una y otra vez anoche, ¡me lo repeti hasta en sueños! Que hoy no... esta vez no.
  Por mas raro que resulte, me entraron unas exrtañas ganas de echar a reir y llorar al mismo tiempo. Yo era una inutil, ¿lo sabía perfectamente y me costaba tanto reconocerlo?
  "Bien, por ahora él no sabe lo que esta pasando. Todavía puedo engañarlo, solo tengo que pensar mejor en lo que digo."
  -P-perdona. En realidad... yo no estaba escuchandote, lo siento. Necesito hacer varias cosas en todo el día, así que, ¿po-podrías soltarme? -No estaba bien, tartamudear no era bueno.- Ahora, por favor, dejame.
  "Ah, lo último sono más como a suplica ¿verdad?"
  -No quiero.
  Esas palabras me aterraron más de lo que deberían haberlo hecho en una situación normal. Tal vez por lo que presagiaban, tal vez por que con esas palabras su agarre se volvio mas firme, o tal vez porque sentí su mirada.
  No planeaba mirarlo ni medio segundo, ni siquiera lo hice directamente, pero fue más que suficiente para que ese color ámbar me atrapara.
  Eran firmes, brillantes, profundos y sinceros. Siempre me daban esa impresión, asi que no había equivocación. Y me daban tanto miedo.
  -Tengo... tengo cosas que hacer.
  -Es obvio que mientes ¿por qué?
  -No tiene nada que ver contigo. Estoy bien, por favor...
  -¿Qué estas bien? -pude notar el esfuerzo que hacía por no gritar- ¡Nunca vi a una chica ponerse en ese estado! ¡Ni siquiera a algún adulto, y he presenciado a algunos desesperados!
  -Basta... -comenzó a embargarme el terror y trate de que no se reflejara en mi expresión.
  -¡No puedo pasar esto por alto! -su tono de voz seguía subiendo y mis piernas no dejaban de temblar. Si él me soltaba estaba casi segura de que caería al suelo. Miré nerviosamente alrededor y casi sin pensar trate de soltarme, pero eso solo parecío enfurecerlo más.
  -¡No huyas!
  Agradeci que haya ido temprano. Casi no habia gente, pero la poca que había volteo a vernos.
  -Por favor,dejame en paz...
  -No tiene caso. -Su tono de voz era mas frío, no tranquilo.
  -¿Po-por... qué?
  -Ya decía yo que tu nombre me sonaba. Vas a nuestro salon, el 1ª C.
  -No... no es cierto.
  Pero ni yo me creí esas palabras. Algo me dijo que era verdad, lo más seguro mi miedo a que fuera verdad, y me convencio.
  Otra vez mire a mi alrededor, a los rostros de esas personas que estaban esperando a entrar o que sus hijos entraran sin nigun problema.
  Me miraban con desprecio, con rechazo... Yo estaba resultando ser una molestia.
  -No Lily, eso no es cierto- su tono suplicante lleno mi cabeza en reacción a mi aturdimiento-, es solo producto de tu miedo. Nada de eso esta pasando. Lily... Lily, Lily, Lily...
  Solo repetía mi nombre como si a la vez me estuviera acariciando la cabeza para reconfortarme mientras me apretaría contra su pecho para sentirme segura, pero yo ya no podía...
  Algo estaba luchando dentro de mí... algo tan cruel...
  -No... -tenía que luchar, tenía que repelerlo.
  Los ojos de las personas parecieron hacerse mas claros, mas fríos, mas resentidos... Ellos me odiaban, me detestaban... Veían cada fallo en mí, cada mentira, cada farsa...
  -¡¡Liliana!!
  Pero ella ya estaba tan lejos. Los ojos de todos no dejaban de girar entorno a mí y reflejar mi alma tan repugnante...
  Y lo vi a él...
  Su ropa negra, guanga y deshilachada por gusto, cabello negro y despeinado, percings en la cara y sus ojos...
  -¡Liliana! ¡Pe-perdona! -de repente la imagen desaparecio y Tristán con su uniforme volvia a estar frente a mí- ¿Te lastime en algun lado? No era mi intención, perdón.
  Ya no me estaba sujetando. Cuando me di cuenta me recargue de cara en la pared aturdida.
  "No quiero esto."
  Seguí llorando.
  Las lágrimas de las que era conscientes recorrían un camino ya marcado, ya hecho. Por eso se había disculpado.
  Ojala hubiera tenido el valor para aclararle el malentendido, pero todavía me asustaba mirarlo y ver esa imagen otra vez. ¿Quién era ese chico? No quería ni preguntarmelo. 
  -Liliana ¿estas bien?
  -Yo... -no, no podía decirle en este momento otra mentira-, solo alejate. Solo... dejame sola.
  -No quiero hacerte daño, ¡nunca te haría daño! Es solo que me recuerdas a mi amiga, y no me gusta verte así.
  "¿A Mica? No, imposible. Entonces se refiere a otra persona."
  -No me siento bien, solo es eso así que... -pense en minimo alzar el rostro pero todo comenzó a darme vueltas- Oh, no.
  La idea resono en mi cabeza. Me estaba desmayando. Pero era de una forma cruel, todo se volvio negro rapidamente de forma paulatina y pude ver la expresión preocupada de Tristán lanzandose a atraparme.
  No sentí cuando caí al suelo, no pude ver el final del momento porque todo ya era muy borroso. Solo se que mucha gente se reunio a mi alrededor y apenas alcance a oír murmullos que no entendí...
  En alguna parte de mi mente, creo que pense que era un alivio. Estaba tan embargada por mis emociones que no lograba encontrarle la coherencia a nada, así que tal vez no necesitaba sentir nada.
  "¿Estar desmayada es diferente a estar dormida?"
  Si fueran iguales esta vez podría tener la suerte de tener uno de mis sueños lúcidos. Entonces mi mente estaría en un sitio tranquilo y conocido, un sitio donde yo sería "feliz"...
¡Eres una egoísta! ¡Te odio, deberías ser tú la que se muriera!

La imaginación es tan vasta como el cielo... Akane Ariasu Argelia.

No hay comentarios:

"La Literatura no es otra cosa que un sueño dirigido"

"La Literatura no es otra cosa que un sueño dirigido"
"La Literatura no es otra cosa que un sueño dirigido"... son un reflejo de nuestra alma, manera de expresarse como uno mismo siendo otro. Al principio no puedes tener muy en claro a donde llegara o en que se convertira, pero siempre serás consciente de que es lo que en realidad quieres.

Canción de la semana!¡... Kagamine Len - SuperHero

"Egoísta...

"Egoísta...
Cuando no piensas en el futuro, cuando no piensas en el presente, ni te importa el pasado… eso es ser egoísta. Ni siquiera en ti mismo llegas a pensar, no importa lo que pase, solo las acciones ya ni siquiera a veces. El seguir adelante como si nada pasara, ignorando aun tu propio dolor o tratar de cambiarlo por satisfacción… Sentir pena por ti mismo, quedarte callado o inmóvil… ser egoísta es doloroso, pero eso no importa…No importa nada cuando eres egoísta…"